Extraído del foro antiguo, escrito por pijamaman:

a continuación pego el reportaje que publicó Diario de Sevilla sobre el proyecto que estamos haciendo en Larache el grupo de investigación ADICI, coordinados por Esteban, Arquitectura y Compromiso Social y otros (tb está implicada la Olavide...)

es dificil contar en dos palabras lo que hemos vivido en julio en larache

ha vuelto a ser emocionante al máximo

hemos aprendido muchísimo

y hemos trabajado un montón...

ahora no tengo más tiempo

en el texto se explican muchas cosas......

------------------------------------

proyecto en marruecos consolidación del barrio chabolista jnane aztout, en larache

UNIVERSITARIOS EN EL PROTECTORADO 50 AÑOS DESPUES

ÁNGELES LUCAS


Larache. Justo 50 años después de que Larache dejara de ser protectorado español, un grupo de profesores, estudiantes y profesionales sevillanos y andaluces vuelven a la localidad para consolidar y reurbanizar un barrio de chabolas, llamado Jnane Aztout en un proyecto que se viene gestando desde hace dos años, primero en reconocimiento del terreno y actualmente en investigación y acción participativa.

Bajo un singular y agraciado acuerdo entre la Universidad de Sevilla y
la Pablo de Olavide, la ONG Arquitectura y Compromiso Social está consiguiendo realizar este objetivo, que junto a su vertiente de desarrollo humano y urbanístico, se caracteriza fundalmente por su aspecto pedagógico.

"Lo interesante de este proyecto también es que sacamos la Universidad de las aulas, y cumplimos el objetivo de universalidad que se supone debe asumir esta institución", afirma Juan Ojeda, catedrático de geografía de la Universidad Pablo de Olavide.

Más de 100 alumnos de arquitectura, aparejadores, geografía, trabajo social y medioambientales, entre otros, han pasado ya por este barrio fundado hace 80 años, y formado por 400 habitantes aproximadamente. Allí han sabido responder en la práctica a sus estudios, y han medido, cartografiado e investigado realizando un trabajo que resulta ser de utilidad. Concepto añorado por Ramón Salido (coordinador de comunicación de la ONG) en la Universidad. "Los trabajos y progresos que realizan los palpan y son útiles para el estudio. Esto les incita a los alumnos a hacerlo muy bien y responsabilizarse".

Y como ente universitario que son, no dejan al margen la investigación y la transformación. Están actuando en la zona bajo modelos de intervención urbana latinoamericanos, que saben con certeza que han funcionado en otros lugares, y también trabajan con el objetivo de forjar patrones de acción urbanística y de lucha contra la pobreza y la exclusión.

Pero las condiciones que se dan en Jnane Aztout no se corresponden con los barrios marginales conocidos en Sevilla desde los años 70. Los habitantes de esta zona no tienden a excluirse de la sociedad, sino a incluirse. Tanto es así que el barrio está en el centro de la ciudad, aunque hace diez años lo amurallaron y cercaron. El carácter de estos larachíes es absolutamente afable y bondadoso, apenas se intuye, como pudiera pensar alguien basado en tópicos, un atisbo de agresividad en sus ahora, tras la intervención de la ONG, calles con nombre.

"Parece que las cosas adquieren nombre cuando adquieren valor, por eso ponerle nombre a las calles del barrio fue uno de los primeros trabajos de campo que realizamos", comenta Ojeda.

Y actualmente están inmersos en un plan de higiene. "Bajo el lema La limpieza es dignidad, las mujeres del barrio han conseguido que el barrio, que tenía cinco vertederos, quede libre de basuras de todos los habitantes del resto de la ciudad.

Y así es cómo los residentes de Jnane Aztout, que significa el jardín de Aztout, están comenzando a tener identidad, dignidad, más afecto... Aseguran sentirse miembros de una sociedad.

Ésta es, en un principio, la recompensa que están recibiendo los voluntarios de la ONG. Pero saben que pueden seguir adelante porque cumplen muchos factores que les favorecen: "Somos universitarios, con lo que se nos ve en situación de privilegio para la percepción de la gente, disfrutamos de la aceptación tanto de las autoridades españolas como de las marroquíes y además estamos integrados en un programa de intervención chabolista de Marruecos llamado Ville sans bidonvilles. Aunque el Estado, en este programa, no cuenta con la población para la toma de decisiones, nosotros estamos proponiendo otro modelo de intervención en el hábitat por medio de la participación, explica Juan Ojeda y corrobora José María López Medina, coordinador general de la ONG.

Este catedrático de Geografía destaca también el voluntarismo con el que cuentan, la capacidad metodológica de crear conocimiento, el apoyo total de la asociación del barrio Widadiyat y la total complicidad con los vecinos.

La próxima actuación que este equipo de trabajo tiene planeada para el mes de octubre es la de fundar una oficina permanente en el barrio con un futuro arquitecto sevillano y otros universitarios de Rabat. En ella podrán intervenir de forma activa y continuada en el barrio y comenzar con el plan urbanístico planeado. Implantarán redes de saneamiento, de abastecimiento de agua, de instalación eléctrica y de pavimentación en los espacios comunes.

El pasado lunes presentaron un proyecto a la Asociación Española de Cooperación Internacional en busca de una financiación que les posibilite la creación de la oficina permanente. Allí también llevarán un programa de esperanza en el que, con una ficha de familia, se analicen los datos tanto demográficos como económicos y sociales de los habitantes y vayan progresando todos al mismo ritmo.

Y respecto a la oficina permanenente, el alumno de arquitectura Alejandro Muchada también tiene mucho que decir. Está haciendo su proyecto fin de carrera sobre el barrio y se irá a vivir a Larache a ocupar el puesto de arquitecto si se aprueba el proyecto. "Estoy decidido a venirme aquí a vivir, ya estoy aprendiendo árabe. Esta iniciativa sirve para conocer tanto otras culturas como a tus compañeros y a ti mismo. La gente convive entre diferentes estratos sociales. Yo disfruto aquí haciendo esto, es una experiencia totalmente gratificante para mí".

Y si hay un denominador común entre todos los voluntarios y profesionales que colaboran en el proyecto como abogados y economistas, es que ellos son los que más aprenden en este programa.