Yo cogía la carta de pago y le hacía en la cara al de la secretaría ¡¡zas!!, y lo retaba a duelo,¡¡ahora puedes!!....
Fuera bromas,¡bienvenido al club de los arquitiesos!